Nada puede alegrar más el ojo del paseante que unos balcones llenos de plantas en flor, como estos de la calle Lope de Vega.
El aire huele a limón al pasar bajo esta ventana.
Fotos: Carlos Osorio.