“Vicisitud y sordidez”, un divertido blog, hace una crítica ácida y desternillante a los excesos de la arquitectura contemporánea: