En la imagen superior vemos el rótulo de la Plaza del Gran Capitán, plaza situada en la esquina de Alberto Aguilera con Vallehermoso y Conde Duque. Nos parece muy bien que don Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, tenga una calle en Madrid, pero es que ya tiene una, la calle de Gonzalo de Córdoba (por cierto, se olvidaron de poner el primer apellido), en Chamberí, una colonia, la del Gran Capitán, y además tiene un colegio a su nombre.

No tengo muy claro que la acción de volar un polvorín en una batalla sea motivo para que te den una calle, en todo caso una medalla y un ascenso. Pero Eloy Gonzalo, Cascorro, tiene a su nombre la antigua plaza del Rastro, que perdió su merecido nombre, en la que además tiene una magnífica estatua, y no contento con eso tiene una gran calle a su nombre: la calle de Eloy Gonzalo. Tres homenajes para un solo señor.

El general Vara de Rey tiene una plaza a su nombre, la antigua plaza del Cerrillo del Rastro, y además una calle en el barrio de Delicias, la calle Vara de Rey.

San Andrés merece todo mi respeto, pero creo que con una calle a su nombre sería suficiente. Sin embargo tiene tres: la calle, la costanilla y la travesía. No se si el santo tenía el don de la trilocación o se trató de una nueva argucia del Ayuntamiento para volver locos a los taxistas.

 

Errores y disparates de las calles de Madrid. Carlos Osorio.