La vuelta del verano nos ha deparado a los madrileños una buena noticia: la entrañable taberna Casa Ciriaco vuelve a abrir sus puertas. Y lo hace manteniendo su decoración original, y lo que es igual de importante, manteniendo su apuesta por la cocina española y la gastronomía madrileña. Como es debido.

Hoy sabemos que Casa Ciriaco es una de las tabernas con más solera de Madrid. El historiador Antonio Pasies ha datado su fundación en 1879.

Dos de los buenos taberneros madrileños, Alfonso Delgado, propietario de Casa Alberto, gran conocedor de la gastronomía madrileña, y Daniel Waldburger, dueño de la entrañable taberna “El Abuelo”, han apostado por la continuidad de una institución histórica como Casa Ciriaco.

A lo largo de los siglos, Ciriaco ha sabido atraer a reyes, políticos, intelectuales y artistas. Aquí tuvieron sus tertulias el pintor Ignacio Zuloaga y el dibujante Antonio Mingote. Ciriaco ha sido además una reserva protegida para algunas especies en peligro de extinción, como la gallina en pepitoria.

Fotos: Carlos Osorio.