Madrid es ciudad de balcones. Es difícil encontrar otra ciudad en el mundo con semejante cantidad y variedad de balcones, cuyos trabajos de forja presentan muy diferentes estilos, desde los balconajes románticos a los que reflejan el modernismo o el Art Decó.

 

Este singular patrimonio, poco conocido y apreciado, tiene su etapa dorada a lo largo del siglo XIX y primer tercio del XX. Las fundiciones decimonónicas de Madrid, como Bonaplata, Safón y Sanford, unidas a los talleres de los chisperos del barrio de Justicia, van a producir balcones artísticos de gran creatividad.

Pasear por el centro de Madrid con la vista puesta en las alturas puede tener su parte negativa: se puede uno pegar un trompazo con los pavimentos defectuosos; pero sin duda tiene una parte positiva: apreciar el encanto de los balcones.
Balcones de Madrid: un patrimonio que debemos conservar y defender.
Fotos Carlos Osorio.
Del libro: El Madrid Olvidado