Una mañanita de Madrid, aparece una guitarra, suenan palmas, y la gracia se apodera de la calle.
Baila la señora, baila el perro,
¿Y tú? 
¿Qué sientes cuando suena una guitarra?
Foto: C. Osorio.