Mi amigo Juanjo Melendo, que vive en Sanchinarro, donde nevado “un puñao”, ha hecho esta encantadora escultura de una mujer de nieve.