Lo recuerdo como si fuese ayer. Visitaba el Museo del Prado con el colegio, allá por el año 1974, y el profesor de arte que guiaba la visita nos dijo: » Esta copia de la Gioconda es tan buena como el original«
Han pasado casi cuatro décadas y el tiempo le ha dado la razón a aquel profesor.
Tras una laboriosa restauración, en la que se ha eliminado el color negro que tapaba el fondo, se ha comprobado que la Gioconda del Prado fue pintada por las mismas fechas que la del Louvre. ¿Quién la pintó?
Los expertos opinan que fue pintada en el taller de Leonardo por uno de sus discípulos teniendo como referencia la Gioconda del maestro.
La Mona Lisa trajo al arte una sensibilidad nueva, un retrato de mujer sonriente, alejada de cualquier lectura erótica, y lejos igualmente de la mujer estandarte que exhibía las joyas y símbolos de poder de la gens masculina; era la nueva mujer del Renacimiento.