Enrique Morente, extraordinario como persona y como cantante. Tan granaíno como madrileño. Nos ha dejado obras conmovedoras, como estos versos de San Juan de la Cruz cantados directamente con el corazón.