Dentro de las estampas madrileñas de Alfonso, me atraen particularmente las de los músicos callejeros.
En ésta, el violinista tensa la mirada en mi bemol hacia el paseante, y el paseante responde con un largo e intenso silencio.