Así se llama esta excelente película de Remi Bezançon que demuestra una vez más que el cine francés está a la cabeza del cine mundial.