“Los hombres tienen las espadas, las mujeres el abanico, y el abanico es, probablemente, un arma igual de eficaz” Joseph Addison

El abanico plegable se inventa en el siglo VII en china, al parecer, basándose en el mecanismo natural del plegado de las alas de los murciélagos. Se cree que fueron los jesuitas quienes lo trajeron a Europa. Signo distintivo de la aristocracia, a fines del XVIII se convierte en un instrumento muy demandado por la naciente clase burguesa. Se supone que fue en esa época cuando se creó el llamado “lenguaje del abanico”, un código de señales que tuvo diversas variantes y que siempre estuvo relacionado con el carácter y la forma de expresarse de cada usuaria.

Algunas claves para conocer lo que significan los diferentes movimientos y gestos realizados con el abanico como medio de comunicación:

1. Abanicarse rápidamente. Me estás gustando cada vez más.

2. Abanicarse lentamente. Abanicarse de forma pausada, significa “más despacio”

3. Cerrar despacio. Este cierre significa un “Sí”.

4. Cerrar rápido. Cerrarlo de forma rápida y airada significa un “No”.

5. Mover el pelo. Si levanta su pelo con el abanico significa que piensa en tí.

6. Contar varillas. Si cuenta las varillas del abanico está citándote a una hora concreta.

7. Apoyarlo sobre la mejilla. Si es sobre la mejilla derecha significa “Si”. Sobre la mejilla izquierda es “No”.

8. Sujetarlo con ambas manos. Significa “olvídame”.

9. Cubrirse los ojos. Con el abanico abierto, significa “Te quiero”.

10. Pasarlo por los ojos. Si se pasa el abanico cerca de los ojos significa, Lo siento.

11. Abrir el abanico y mostrarlo. Significa, “Puedes esperarme”.

12. Rozarse los labios. Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios quiere decir “Puedes besarme”.

13. Pasarlo de una mano a otra. Significa, “Estás flirteando con otra” o “Eres un atrevido”

14. Sobre el corazón. Apoyar el abanico abierto sobre el corazón o el pecho, quiere decir: “Te amo” o “Sufro por tu amor”.

15. Mirar dibujos. Mirar los dibujos del abanico, quiere decir: “Me gustas mucho”.

16. Arrojarte el abanico o darte golpes con él. Significa que has metido la pata

17. Presentarlo cerrado. Significa: “¿Me quieres?”.

18. Sobre la oreja derecha “No reveles nuestro secreto”.