Aunque ya casi nadie lo recuerda, en los inicios del siglo XX se estableció la diferencia entre las tabernas, donde se servía vino y productos de la tierra (quesos, embutidos) y las cervecerías, que servían sobre todo cerveza y manjares del mar.
El 79 de Vallehermoso es una cervecería-marisquería del año 1970 que reúne las esencias de las cervecerías madrileñas: 
En primer lugar, buen marisco, traído de la pescadería del barrio que está pared con pared con el bar.
En segundo lugar, buen trato, no solo de palabra sino también de obra, pues te ponen una rica tapa con la bebida.
En tercer lugar un precio justo y razonable.
El caso es que en este año de 2015 el bar “79” iba a cerrar. No sabemos qué está pasando en Chamberí, uno de los mejores barrios de tapeo de siempre, para que cierren bares de calidad (y en no pocos casos sean sustituidos por las lamentables franquicias)
pero no, queridos-as, este no es el caso, afortunadamente.
El 79 de Vallehermoso se ha salvado porque lo han cogido dos fuera de serie en materia de bares y gastronomía: Alberto Gozalo (de la taberna “Agrado” con su buena cocina de mercado actual) y Esteban Sánchez (de la Taberna “Eneri”, la buena cocina madrileña actualizada)

Alberto y Esteban han decidido mejorar (si cabe) la oferta gastronómica del 79, manteniendo los precios ajustados de siempre.
Y la oferta es impresionante: ¡ostras! (así, entre signos de admiración), unas gambas inigualables, cigalas, percebes, navajas, carabineros…o unos exquisitos boquerones en vinagre.
y no solo marisco, también manjares como el morro cerdo, o unas morcillas que quitan el sentido.
Cuando uno ve una cosa así, piensa: a esta gente hay que apoyarla.
Aquí tenéis un sitio inmejorable para picotear a la salida de los Teatros del Canal.
Está en Vallehermoso, 79, semiesquina a Cea Bermúdez.