En 1623 Antonio Mancelli recibió el encargo de realizar un plano descriptivo de la Villa de Madrid. Este plano lo editó un editor llamado Witt entre 1623 y 1635. Realizado en perspectiva oblicua, es el primer plano que permite contemplar una vista total de Madrid y una descripción fiel de su topografía, en el primer tercio del siglo XVII.

Fragmento del plano de Mancelli o de Witt, sobre el barrio de palacio.

Y este es el famoso plano de Pedro Texeira, de 1656, en el cual aparece la villa madrileña en todo su detalle. Al igual que Mancelli, Texeira utiliza la perspectiva oblicua con un detallismo aún más minucioso. El autor se jactaba de que se podían contar las puertas y ventanas de todas las casas. Las calles son algo más anchas que en la realidad para que se puedan apreciar mejor las fachadas, pero su trazado es exacto.Probablemente fue un encargo del rey. Texeira nos dejó un plano que permite conocer en detale el Madrid del XVII, con su cerca, sus fuentes, sus conventos y palacios, los reales sitios del Retiro y de la Casa de Campo, etc. La ciudad apenas cambió a lo largo de un siglo, y por ello, en 1830 León Gil de palacio tomó como fuente este mapa para hacer su maqueta de Madrid del museo municipal.

La Puerta del Sol en el plano de Texeira.

 

 

Fuente: «La imagen de la ciudad en la Edad Moderna» Alicia Cámara y Consuelo Gómez. Ed. Areces.