Clara del Rey y Calvo, natural de Villalón de Campos, tenía 47 años cuando el 2 de Mayo de 1808 el pueblo madrileño se levantó contra las tropas de Napoleón. Al saber que un grupo de vecinos junto con varios militares habían tomado el parque de artillería de Monteleón, convenció a su marido, Manuel González Blanco, y a sus tres hijos, Juan Ceferino y Estanislao, de 19, 17 y 15 años, de que se unieran a los combatientes.
Clara y su familia estuvieron animando y ayudando a los artilleros en la lucha contra las tropas de Napoleón. Este cuadro de Alenza muestra a la heroína al cargo de un cañón.
Clara destacó por su valor manteniéndose en primera línea mientras duró la batalla de Monteleón (en la actual plaza del Dos de Mayo).  Finalmente, murió a consecuencia de la metralla de una bala de cañón, que le alcanzó en plena frente. También murieron su marido y uno de sus hijos.
Clara del Rey vivió en la calle de San José, hoy Velarde, a la altura del número 20. Es muy probable que bebiera de este pozo que subsiste en el patio de la actual vivienda sita en este lugar. Una placa colocada recientemente mantiene viva su memoria. Poco a poco se va restituyendo la figura de la verdadera protagonista femenina de una heróica y desigual batalla que constituyó el principio del fin del imperio napoleónico.