La clave de Bodegas Rosell está en el olfato de Manuel para los vinos y en el gusto de Eva para la cocina, una cocina casera con innovaciones, que es la fórmula de la buena gastronomía.
Pero Rosell es mucho más. Es una taberna histórica, creada en 1920 y decorada con espléndidos murales de azulejos, obra del gran muralista Alfonso Romero.
Rosell es el recuerdo de Manuel Rosell, el padre, uno de los taberneros con más carisma de Madrid, que tan pronto sacaba el laúd y ponía a cantar a toda la concurrencia, como arreglaba motos entre las mesas. Rosell guardaba un vino blanco en una calabaza que tenía un sabor añejo increíble.
Entre las sabrosas raciones que podemos elegir hoy, recomiendo expresamente el salmorejo, las croquetas y todas las variaciones de bacalao. Hay sugerencias tan suculentas como las berenjenas con salmorejo, las alcachofas, la morcilla, el milhojas de foie y berenjena, las chuletillas de lechal, el atún rojo…y para beber, buena selección de vinos de Madrid, e interesantes hallazgos extremeños, levantinos o bercianos.
Bodegas Rosell, en la calle del General Lacy nº 14.
Fotos: Carlos Osorio
Rosell figura en la guía: «Tabernas y Tapas en Madrid»  Ediciones La Librería.