Rocamar: el bar de los Chamberoskis y los Rechupetes
Hablamos hoy de un pequeño y animado bar de la calle Santa Engracia, a medio camino entre Alonso Martínez y la plaza de Chamberí. Tiene fama de ser el bar donde desayunan los chamberileros que saben lo que es bueno.
Rocamar abrió en 1967. Aquí hacen los churros y porras en el momento. Digamos que los churros están hechos como debe ser: duritos por fuera y bien escurridos, no aceitosos.
Sus especialidades son los chamberosquis y los rechupetes. ¿Que de qué estoy hablando? 
Pues de dos joyas de la gastronomía del barrio.
 Los chamberosquis son unos churros rectos y gorditos. 
Los rechupetes son porras abiertas por la mitad, azucaradas y regadas con un chorrito de aguardiente de hierbas. 
Los rechupetes, antiguamente llamados ranitas, eran el desayuno de los cazadores madrileños que, antes de salir de casa, desayunaban este poderoso estimulante que les hacía inmunes a la dureza del monte.
C/ Santa Engracia, 27