No abundan hoy en día los balcones con flores, más bien vemos en ellos a menudo un feo surtido de antenas, trastos y aires acondicionados, por eso refresca la vista y la mente contemplar «jardincillos» como este de la calle San Carlos, en Lavapiés.
Foto: Carlos Osorio.