En este agraciado balcón de la glorieta de San Bernardo se reflejaba un árbol, parecía estar allí dentro, como si la calle fuera casa y la casa la calle.

Foto: C. Osorio.