Callao, Opera, Sol, Colón, Red de San Luis, Puente del Rey, Plaza de la Independencia, Plaza de Santa Bárbara : Nuevos desiertos de cemento en el corazón de Madrid.
Seis nuevas plazas duras proyectadas por los enemigos del verde y de la vida plácida y agradable. (Podían haber hecho algo como la plaza de Olavide, la de Santo Domingo o la de Dalí, pero no, han apostado por la plaza-tostadero, para que el respetable se achicharre bien).
Dicen que hacen las plazas así para que no se sienten en ellas los indigentes. ¿No sería mejor solucionar de una vez el problema de los sin techo y hacer una ciudad habitable para todos?
Piensan que las plazas son lugares de tránsito y nunca de encuentro. La verdad, no sé cómo se le ocurre a Zapatero darle dinero a Gallardón para obras. Es como darle un mechero a un pirómano. En fin… así nos va a los madrileños. Y ya me veo lo que nos viene encima: cuando estén hechas las nuevas “plazas duras” los vecinos, a los que nadie nos ha preguntado nuestra opinión, protestaremos, y con razón, porque no es de recibo que nos hagan plazas sin un maldito árbol que dé sombra, sin una fuente para beber, sin un banco para sentarse, sin una sola flor….entonces tendrán que volver a remodelar la plaza y otra vez un porrón de millones (que pagamos entre todos) a la basura.