Parece mentira. Hace solo unos días, asados de calor, y ya con la chaquetita, la melancolía otoñal…y la belleza en el cielo y en las ramas de los árboles.

Foto: Ramas de Tilo en el parque del oeste. (c) C. Osorio