En estos días en las terrazas de Madrid se sientan cansadas las hojas caídas.
Algunas conversan en silencio.
Otras se toman unas gotas de agua fresca para llenar sus vasos y sentir el color en su interior.
Foto: Álvaro Benítez