Durante un debate sobre la profusión de conventos en Madrid, el político tradicionalista Dalmacio Iglesias aseguró: “El número de congregaciones religiosas es insignificante. Debo decir que en Madrid hay más casas de prostitución que conventos, y esto lo he comprobado yo personalmente” Sus equívocas palabras provocaron alguna que otra risita irónica entre los diputados presentes.