En la calle Conde de Romanones nº 14, junto a Tirso de Molina, se ha construido una casa en la que, muy acertadamente, han colocado balcones con sus correspondientes fraileros y han realizado un trabajo de esgrafiado basado en los dibujos fantásticos de Maurits Cornelis Escher.
El esgrafiado es una técnica decorativa consistente en aplicar una capa de yeso de un color, y cuando ésta seca, se aplica otra capa de otro color encima. Seguidamente se recorta la capa superior, horadándola, para que aparezca en algunas zonas la capa inferior.