-La Corrala más conocida de Madrid es la de la calle Sombrerete esquina a Mesón de Paredes. Al parecer quedó inacabada, y a causa de esto, es posible contemplar desde el exterior sus largos corredores. La edificó en 1839 el arquitecto José María de Mariátegui. Construída para arrendar sus habitaciones a los inmigrantes de las provincias que llegaban a Madrid a buscarse la vida. En los setenta estuvo en un tris de ser derribada, debido a un pequeño derrumbe y a que el propietario no podía afrontar su rehabilitación, pues eran pisos de renta antigua. La unión de los vecinos fue decisiva para que la corrala al fin se rehabilitara, a cargo del Ayuntamiento en 1987. Es Bien de Interés Cultural desde 1977.
Vivir en una corrala tenía sus inconvenientes: poco espacio, falta de intimidad..pero también tenía ventajas: el apoyo mutuo entre los vecinos. Habitada hasta hace poco por gente mayor, hoy residen además jóvenes de varias nacionalidades.
Fotos: Carlos Osorio