Esta bella fotografía de 1930 nos permite contemplar una de las escasas muestras de la arquitectura del siglo XVI que tenemos en Madrid: La casa que fue del sobrino del cardenal Cisneros, Benito Jiménez de Cisneros. Construida en 1537 en estilo renacentista, sirvió temporalmente como prisión para Antonio Pérez y en ella vivieron el Conde de Romanones y el general Narváez.
Se halla en la calle Sacramento, junto a la Plaza de la Villa.