Federico Rubio y Galí nació en el Puerto de Santa María en 1827 y murió en Madrid en 1902.
Tras estudiar medicina en Cádiz opositó a una plaza de cirujano en Sevilla pero no fue aceptado por sus ideas políticas progresistas.
Pronto fue conocido como “médico de los pobres” por su atención médica a personas con escasos recursos.
Tras significarse políticamente contra el gobierno, debe exiliarse en Londres donde estudia con el cirujano Ferguson. A su vuelta a España introduce nuevas técnicas en el campo de la cirugía.

Viene a Madrid y ejerce como diputado por el Partido Republicano Federal.
Fue embajador en Londres con la primera República.
Creó la Escuela Libre de Medicina y Cirugía de Sevilla. En Madrid colabora con la Institución Libre de Enseñanza. Funda el Instituto de Terapéutica en el Hospital de La Princesa y el Instituto Rubio.
Funda asimismo la Escuela de Enfermeras Santa Isabel de Hungría.
Publicó artículos y libros sobre Medicina y Cirugía, y se le conoció como el Príncipe de la Cirugía.
Un monumento honra su memoria en el parque del Oeste.
Foto: Carlos Viñas-Valle