El “Ahuehuete”, nombre popular de este soberbio ejemplar de “Taxodia mucronata” es el abuelo de los árboles de nuestra ciudad. Se cree que fue plantado en 1633 en el parterre de El Retiro. Sobrevivió a la guerra de independencia, cuando los franceses instalaron una batería entre sus ramas. También sobrevivió a otras guerras devastadoras en que los árboles sucumbían para abastecer de leña a la ciudad, y es que era imposible cortar un tronco tan grueso.
El nombre de Taxodium deriva del griego taxos (tejo). Mucronatum hace referencia a las hojas, que terminan bruscamente en punta..
En México existen árboles de esta familia de hasta 6000 años. Un ejemplar de esta especie, en Oaxaca, tiene 52 metros de perímetro y se considera el árbol más gordito del mundo. En América conserva su hoja todo el año, pero en España la pierde y por eso recibe el nombre de Ciprés calvo.
De adolescente me gustaba subirme y me sentaba a leer en sus ramas. Desde el año 91 una verja impide, lógicamente, este tipo de actividades.
Foto: C. Osorio