El cuadro de Zuloaga y la deformación nacionalista de la Historia.

El cuadro “Corrida de toros en Eibar”, pintado por Ignacio Zuloaga y Zabaleta en 1899, es un interesante documento visual para desmontar la falsa historia del País Vasco inventada por los nacionalistas.

En este cuadro se ve a la perfección el ambiente popular de una corrida de toros en un pueblo guipuzcoano que, en poco o nada difiere de las estampas que se pudieran ver en esas fechas en cualquier otro rincón de España.

Mujeres con peineta, mantilla, mantón de manila y abanico, hombres con capa y sombrero, exactamente igual que en cualquier otro lugar de España a finales del siglo XIX.

En los últimos 40 años, el nacionalismo, gobernante en el país vasco, ha realizado una labor de transformación y maquillaje de la Historia vasca eliminando las referencias comunes al resto de España y visualizando únicamente las características exclusivas de esta comunidad autónoma. Se ha borrado literalmente todo lo que no interesaba para la construcción de un falso mito nacional.  Se han eliminado costumbres, músicas, danzas y folklore compartidas con el resto del país, se ha inventado una historia independentista en un territorio que nunca fue independiente. Lo mismo que decimos del País Vasco se puede aplicar a Cataluña, donde también ha existido en los últimos cuarenta años una eliminación sistemática de la cultura compartida con el resto del país, se ha relegado la lengua común del Estado, y se ha creado ex profeso una nueva cultura y unas nuevas costumbres populares de sesgo nacionalista. Afortunadamente, hay testigos, como este cuadro, que desmienten el relato independentista.