Tiene sus defectos.No es nada humilde. Le gusta salir en las fotos. Pero es honesto y ama la justicia. Mi padre me enseñó que siempre había que respetar la ley. Garzón ha reafirmado mi creencia en la Justicia. Su lucha infatigable contra la corrupción, venga de donde venga, le ha llevado a hacer peligrar su salud. Ahora más que nunca, estoy con él.