Algunos arquitectos, más que arquitectura minimalista hacen arquitectura “mini-malísima”. Véase este “balcón” de un edificio construido en el siglo XXI en el casco histórico (Calle Espíritu Santo) y compárese con otro del siglo XIX (Calle San Bernardo)

Fotos: C. Osorio