En tiempos en que no había nada mejor que hacer, Calzados Segarra ofrecía a sus clientes esta fascinante tarjeta. Bastaba con acercar la nariz a la línea de puntos para ver al pajarito meterse dentro de la jaula. Compruébelo, amable lector.