Goya: “La nevada”

De cuando el frío o el calor han hecho sufrir a los madrileños
Madrid son 9 meses de invierno y 3 de infierno” dice el refrán
y a veces es verdad, aunque no siempre. No olvidemos que a menudo hay primavera y otoño, y que en Madrid suelen ser agradables.
El caso es que el calor del verano de 2015 ha sido agobiante  (los efectos del cambio climático se van notando), y ello nos da pie a hablar de los rigores del clima.
Vamos a recordar algunos de los muchos períodos en que los madrileños han sufrido intensamente por causa del tiempo atmosférico.
-Particularmente duro fue el año de 1213:
“En ese año fizo helada en october e en november e december e janero e febrero e non llovió en marzo ni en abril ni en mayo ni en junio, e non cogiemos pan ninguno…”
Aquel año no hubo cosechas ni hubo pan, las gentes morían por las calles y al parecer hubo algún caso de canibalismo.
-En 1258 hubo diluvio. Llovió sin parar desde julio hasta diciembre.
-En 1270 no llovió casi nada y los madrileños sacaron en procesión el cuerpo de San Isidro.
-En 1347 los fuertes temporales impiden cosechar.
-En 1426 tremenda sequía.
-En 1435 tuvo lugar el gran diluvio. Llovió y nevó sin parar durante cuatro meses seguidos, entre octubre y enero. Muchas casas se hundieron. Luego vino el hambre y la mortandad, y seguidamente la peste por los cadáveres insepultos.
-Las lluvias de 1480 a 1490 derribaron los puentes del Manzanares y no pocas casas.

-Un frío glacial y una sucesión de lluvias y nieves hicieron padecer lo indecible a nuestros compatriotas en la segunda mitad del siglo XVI y los primeros años del XVII. Dentro de este período, conocido como el “mínimo de Maunder” se helaron ríos tan caudalosos como el Tajo y el Ebro.