Álvaro Benítez Álvez ha sabido captar el carácter de esta calleja, una de las más estrechas de Madrid.
La calle del Codo, así llamada por su forma de ángulo recto, desemboca en la Plaza de la Villa.