En el sureste madrileño los trigos se encañan. Las amapolas juegan al escondite entre las espigas. Un bullicioso colorido que contrasta con el silencio marrón del campo en barbecho. Cada dos o tres años, una parcela no se cultiva para que la tierra se oxigene y se regenere, es el llamado barbecho.

Fotos: Carlos Osorio