Vecinos del Paseo de la Virgen del Puerto nos envían fotos de la tala de un centenar de acacias, muchas de ellos de gran porte.
Al parecer esta tala se inscribe en la labor de prevención de caída de ramas que lleva a cabo el Ayuntamiento. Sin embargo, viendo los recién cortados troncos se aprecia que una parte sustancial de los mismos parece estar sana, sin podredumbre alguna, con lo cual habría que preguntarse si se han hecho todos los estudios precisos antes de inciar la tala o “se ha cortado por lo sano” y nunca mejor dicho.

La indignación de estos vecinos es muy grande, ya que llueve sobre mojado. No hay que olvidar que ya les talaron un montón de árboles al hacer las obras de soterramiento de la M-30.
En todo caso, habría que pedir al Ayuntamiento que antes de hacer una tala masiva se busquen todas las alternativas, se hagan todos los estudios, y se reúnan los responsables con los representantes de los vecinos para informar cumplidamente.