Verbena es el nombre de una planta medicinal muy apreciada desde tiempos remotos. Romanos, griegos, y otros pueblos la usaban como una planta sagrada en ceremonias religiosas o curativas y ritos mágicos. Fue también una hierba sagrada para los druidas celtas.

La verbena se recolectaba durante las fiestas de Junio: (San Juan, San Pedro y San Pablo) y era preciso cogerla justo antes del amanecer, para que no perdiera ninguna de sus propiedades.

Los que iban a recoger la verbena pasaban la noche en vela, haciendo hogueras y bailando. Por eso, a quien se iba de fiesta hasta altas horas le preguntaban: ¿Te vas a la verbena? ¿Vas a coger la verbena?

En dichas fiestas de Junio existía la costumbre de acudir de madrugada al cerrillo de San Blas, donde se halla el Observatorio Astronómico, para recoger esta y otras plantas medicinales, acto que se llamaba “ir de verbena”