Hermoso edificio que ya existía en el XIX y fue reformado en 1920 por el arquitecto Cayo Redón, quien le añadió el airoso torreón y las pinturas murales, pinturas merecedoras de una restauración, dado su estado actual.
La casa-palacio, en Pza. ramales esquina Amnistía, perteneció a don Ricardo Agustín.
La casa original era muy parecida a la que existe a su derecha en la plaza. Redón realizó diversas reformas para convertirla en lo que vemos hoy. Optó por introducir cinco huecos o ventanas en el piso añadido,para que armonizasen con los huecos impares del torreón.

Fotos: C. Osorio