Lo más parecido a los teatros de autómatas que podemos contemplar en Madrid es el espectáculo navideño de Cortylandia, en la fachada posterior de El Corte Inglés de Preciados. Unos años con más acierto que otros, unos años con más presupuesto que otros,  este teatro mecánico se controla en la actualidad por medio del ordenador.
El primer espectáculo de Cortylandia se ofreció en 1979 con el leit motiv de una estación de tren.
Y hablando de muñecos que se mueven solos, en la calle de Alberto Aguilera, en el nº 3, existe una tienda de juguetes especializada en robots: Juguetrónica.
Estuve echando un vistazo. Los robots no tienen e mismo encanto y fantasía que los antiguos autómatas , pero en cualquier caso son interesantes.
La robótica avanza y cada vez habrá muñecos mecánicos más sofisticados y con más funciones.

Me gusta verlos, pero creo que no me pediría uno de estos robots a los Reyes Magos.
¿Que por qué no? Pues, no sé, quizás porque no me motiva eso de tener a mi lado un ser que solo hace lo que yo quiero que haga. 
En todo caso, tendría un robot que fuera totalmente a su bola, que hiciera lo que viniera en gana…incluso que abriera la nevera y que se bebiera mis cervezas sin mi permiso.
Eso sí me molaría, oye tú, un ser libre y divertido.
*****
Fotos halladas en Internet.