En 1916, la familia asturiana que dirigía las obras de la estación del Príncipe Pío puso en marcha esta sidrería para dar de comer a los obreros. Acabadas las obras, quedó la casa de pitanza para alegría de los madrileños, a los que nos gusta solazarnos en este bonito y sabroso lugar.
Aquí preparan como nadie el pollo asado. También dan lacón, chorizo a la sidra, tortilla y queso de cabrales. Dirección: Paseo de la Florida, 2. (Metro Príncipe Pío)
Fotos: Carlos Osorio.