Fundada en 1854, la taberna Carmencita es una de las tabernas históricas de Madrid.
Visitada por Galdós, Benavente, Benlliure, Miguel Mihura o Edgar Neville.
El nombre recuerda a Carmencita López Gardoqui, una tabernera que, en los años veinte y treinta, tuvo entre sus comensales a los poetas de la generación del 27.
Los guisos de doña Carmencita atrajeron a Lorca, Neruda, Alberti o Miguel Hernández.
Este último se sentaba a veces a escribir en una mesita junto a la preciosa barra con pila de estaño de la entrada.

 

En la actualidad, está al frente de la taberna el santanderino Carlos Zamora, quien apuesta sabiamente por la cocina española, hecha a fuego lento, con innovaciones y con una característica especial: los alimentos son ecológicos.
Una oferta sólida y estimulante entre la que destacan las anchoas de Santoña, los huevos y los pollos camperos segovianos, la pepitoria, las albóndigas de pescado, el cabrito, los chipirones, o los buenos pescados y carnes del Cantábrico.
Casa Carmencita está en la calle Libertad, 16, en el barrio de Chueca.
Fotos: Ramón Rubio Moreno.