“Por salir del aire infiel que en la corte sopla impuro, marchar quiso a su cuartel, cerca de Carabanchel, que de allí viene más puro”
(Diego de Torres Villarroel)

Un paseíto por Vista Alegre (Carabanchel)

Carabanchel, cuyo nombre proviene de garbanzal, en recuerdo de su pasado agrícola en tiempo de árabes y romanos, fue lugar de veraneo de la aristocracia en el siglo XIX y absorbió a la población campesina emigrante en la posguerra. Carabanchel ha sido siempre uno de los barrios madrileños con carácter propio. Un carácter que aún permanece en parte, pese a que el urbanismo del último medio siglo no ha sido precisamente modélico, sino todo lo contrario. Caminando por la zona de Vista Alegre, he ido fotografiando algunos lugares que han llamado mi atención.

Foto 1: Antigua cestería en General Ricardos.
Foto 2: Este edificio abandonado, en General Ricardos 159, perteneció al asilo de ancianos de la fundación Goicoechea-Isusi. Recientemente fue okupado y posteriormente se tapiaron sus ventanas.
La Quinta de Vista Alegre: En el siglo XVII había en estos lugares un ventorrillo y una fábrica de jabón. Fue en el XVIII cuando se creó aquí una bella finca de recreo que perteneció a María Cristina y a Isabel II. En 1859 la compró el Marqués de Salamanca. Hoy, una parte de los palacetes está ocupada por centros asistenciales y otra parte espera una restauración arquitectónica que tarda en llegar. El estado de deterioro de los monumentos hace necesaria la declaración de Bien de Interés Cultural para este recinto histórico. En el estupendo blog de Mercedes Gómez, Arte de Madrid, tenéis amplia información sobre la Quinta.
Foto 3:Galería que une el palacio viejo y el de Bellavista.
Foto 4: Exedra a la entrada de la finca.

fotos: Carlos Osorio.