No son jeans ni denim, son vaqueros.

Los colonizadores españoles exportaron a los actuales Estados Unidos el modelo ganadero andaluz. Los caballos y las principales razas bovinas introducidas en Norteamérica procedían del valle del Guadalquivir.
También son herencia española el rodeo, el marcaje a hierro, el rancho, el arreo y los usos de venta de reses. De España pasan a América la silla de montar, los pantalones vaqueros con los zahones, el sombrero de ala ancha, la chaqueta corta, las botas de cuero y las espuelas grandes.
En realidad, el mundialmente famoso vaquero norteamericano es un modelo copiado del modelo español.
El tipo de pantalón más usado entre los vaqueros era un pantalón de loneta de algodón, usualmente teñido de azul índigo, un pantalón que es el precedente directo de los actuales pantalones vaqueros.
Aunque faltan estudios concluyentes, diversas hipótesis apuntan a que el pantalón vaquero actual procede de los modelos españoles. 
Por ello, lo correcto es decir “vaqueros”.