Museo del pan gallego: la tahona veterana de Madrid.

Los madrileños nunca fuimos muy dados a meternos en harina. Ya en tiempos de Felipe II, eran panaderos gallegos y franceses los que abrían hornos de pan en la Villa y Corte.
En 1735 se estableció una tahona en la plaza de Herradores (entre Mayor y Arenal), que continuó allí cuando se renovó el edificio en el XIX. En 1982, se hizo cargo de ella José Menor, un gallego emprendedor al que no le fué bien la emigración en sudamérica y regresó a Madrid casi sin un duro y con mucha familia a su cargo. Halló esta tahona que llevaba muchos años cerrada y recuperó la tradición del buen pan artesano, hecho en horno de leña de encina. Una suerte para los madrileños, porque el pan industrial había aniquilado al pan de calidad en nuestra ciudad. El horno del pan gallego fue el único horno de leña de Madrid en las últimas décadas, hasta que hace poco han abierto un par de hornos más que utilizan la leña.
José Menor, que ha escrito un par de libros sobre su vida, organizó exhibiciones de trilla y aventado frente a su tienda para que los madrileños conocieran labores olvidadas. También ha organizado alguna tertulia nocturna con vino y empanada en las mesitas que ha colocado ante la puerta, a la que acudían diversos escritores. Hoy dirige nuestro horno veterano Alberto, hijo de José. Gracias, Alberto, por continuar con una tradición tan importante para Madrid.
Museo del pan gallego: Plaza de Herradores, 9 y Plaza de santa Ana, 5.
Del pan hablo en el libro “Tiendas de Madrid”
Fotos: Carlos Osorio.