Hete aquí, amigo lector-a, una selección de varias de las heladerías más cualificadas de esta cremosa capital.
Las mejores heladerías de Madrid
– Los Alpes: en la calle Arcipreste de Hita nº 6 (Moncloa) la heladería veterana, fundada en 1950 por Pedro Marchi y su mujer Marcelina Ladero, descendientes de un heladero italiano que se instaló en Madrid. Enorme carta de sabores realmente logrados:  limón, avellana, también el de pistacho, el de arroz con leche, el de arándanos…Utilizan leche fresca de primera calidad y productos escogidos.
Y en la puerta, el carrito del helado con el que empezaron el negocio.
– Napoli: en la Avenida Ciudad de Barcelona nº 19 (Metro Menéndez Pelayo) Artesanía y creatividad para una de nuestras mejores heladerías, con gustos tan curiosos y originales como boletus, aceite de oliva, cerveza belga, mascarpone con higos, pétalos de violeta, ketchup…
Da Roma, en Santa Engracia nº 155. Materias primas de primera calidad. Combinados de crepe y helado.
– La Bonata: Plaza de Chueca nº 8. Un artesano holandés prepara sabrosos helados de sabores tan curiosos como el de galleta maría o un helado que sabe a perfume: el de bergamota, además, buen granizado de limón.
Sani Sapori: C/ Lavapiés, 31. Freda Lo Giudice fabrica helados italianos con maestría artesanal. Utilizan frutas ecológicas y azúcar de caña.
La Gelatería di Ángelo: Paseo de Yeserías nº 41. La Gelatería de Ángelo di Santis, abierta en 2002,  también se basa en la calidad artesana y destacan los helados de fruta natural y los sin azúcar.
Alboraya. C/ Alcalá, 125 (metro Príncipe de Vergara) Siguen la rica tradición heladera valenciana desde hace 30 años. También horchata de primera.
– Giuseppe Ricci: C/ Huertas nº 9 (Cerca plaza Santa Ana) Helados de cuidados sabores. También helados salados como el de aceitunas y dietéticos con soja y sin lactosa. Calipos con un 30% de fruta.
– Gelateria La Romana: En Paseo de la Habana, 27 y San Bernardo, 96. Franquicia de una buena heladería de Roma regentada por la familia Zucchi. Helados como el de zabaglione (vino dulce), el de panna cotta o manzana verde.
Da Roma: c/ Santa Engracia, 155. Elaborados con leche de la sierra. Nocciola, Manzana verde, Yogur con frutos rojos…y además crepes y meriendas de café.
Mistura: en c/ Augusto Figueroa, 5, c/ Ciudad Rodrigo, 6 y c/ Caballero de Gracia, 7. Cremosos helados españoles trabajados sobre piedra de granito helada. Bajos en grasas y azúcares.
– Sienna: en la calle de Narváez nº 62. (Metro Ibiza) El helado apetecido al volver de un paseo por El Retiro. Avellana, turrón, chocolate extra, mandarina, cava…slurp!
Lolo: Polos de zumos de frutas, ricos ricos. En c/ Espíritu Santo, 16.
Amorino: Helados ecológicos con forma de rosa.  En c/ Mayor, 40.
El Riojano, en la calle Mayor, 10 (metro Sol) preciosa pastelería del siglo XIX.
Freddo Freddo, en Padre Damián, 15, ricas cremas y chocolates estilo italiano y también línea dietética.
– Giangrossi: c/ Velázquez nº 41. Helados argentinos al modo italiano. Con sus característicos sillones y una selección muy atractiva: té verde, mandarina con zanahoria, lima y jengibre…
Madrid es una ciudad muy heladera (a veces incluso heladora), ya desde el lejano tiempo de los Austrias, cuando se traía la nieve desde el Guadarrama para confeccionar los sorbetes y mantecados que tanto gustaban a la Corte.
Sin duda me he dejado alguna buena casa de helados en el tintero, es difícil abarcarlo todo, así que os agradezco vuestras sugerencias.