En el parque del Retiro, en la zona conocida hoy como plaza de Galicia (muy cerca de la Casa de Vacas) se alzaba una casita rústica que perteneció al llamado Reservado de Fernando VII. El Reservado, diseñado por Isidro González Velázquez, se creó en el primer tercio del XIX y contaba con diversas construcciones fantásticas para disfrute de la familia real: Casa de vacas, casita del pescador, casita del contrabandista, castillo medieval, montaña artificial…y esta casita a la que nos referimos.
La casita del pobre y del rico, revestida de piedra y troncos, tenía dos plantas. En la planta baja estaba la humildísima casa del pobre. En la planta alta estaba la lujosa casa del rico, repleta de mobiliario y decorada con gran primor. Ambas casas contaban con muñecos autómatas (se movían con mecanismos de relojería)
La familia rica representaba ser una familia de indianos recién llegados de Cuba, y los pobres eran los siervos de color que se habían traído con ellos.
La casita fue derribada sin contemplaciones en 1963.