Jacobo de Grattis nació en Módena (Italia) en 1517 y murió en Madrid en 1619. Vivió por tanto la friolera de 102 años. Su vida está rodeada de misterio y leyenda.

Se cuenta que su madre tuvo tres hijos y los tres se murieron. A continuación murió la madre, pero cuando la iban a enterrar, se levantó del féretro haciendo huir despavoridos a los congregados. parece ser que había sufrido una catalepsia. La madre volvió a tener otros tres hijos a los que puso el mismo nombre de los anteriores fallecidos, entre ellos a Jacobo.
Jacobo estudió en Florencia y vivió en Bolonia, relacionándose con familias de la nobleza.
En tiempos de Felipe II se vino a Madrid como secretario del nuncio de Su Santidad en la corte española. Hombre vital y seductor, se granjeó la confianza de la familia real y de la nobleza madrileña. Fue una de las hijas de Felipe II quien consiguió para él el título de Caballero.
Como era rico, invirtió su dinero en comprar varias casas, especialmente en la calle que hoy lleva su nombre. Se cuenta que era un “don Juan” empedernido y organizaba hiperbólicas fiestas en su casa. En uno de sus inmuebles vivía arrendada doña Leonor Garcés, la bella esposa de un hidalgo aragonés. Jacobo se encaprichó de ella y trató de seducirla sin éxito. Como no conseguía su objetivo por las buenas, se ganó la confianza de la criada y, una noche se introdujo en la casa de Leonor llevando consigo un frasco de narcótico. Al subir las escaleras en la penumbra, una voz retumbó haciéndole tambalearse y cayendo el frasco con el somnífero escaleras abajo hasta romperse. Según la leyenda, se trataba de la voz de Dios, quien le recriminaba por su vileza y por la vida de crápula que llevaba Jacobo. El suceso corrió de boca en boca por todo Madrid y a partir de entonces aquella casa se llamó “La casa del espanto”.
El caballero quedó contrito y, profundamente arrepentido, decidió hacerse sacerdote.
A partir de entonces, su vida está llena de hechos piadosos que paso a resumir:
Compró en la calle del carmen varias casas de Lenocinio para que en esos terrenos se edificara la que pasó a ser la Iglesia del Carmen. Colaboró en la fundación del colegio de Loreto para niñas abandonadas, colegio que estuvo en Atocha y actualmente está en ODonnell. Fundó el hospital de Italianos en la carrera de San Jerónimo. Participó junto con Bernardino de Obregón en la creación del hospital de convalecientes de San Bernardo (un hospital de beneficencia creado apara albergar a los enfermos que yacían tirados por las calles). Junto con San Francisco Caracciolo introdujo la institución de los Clérigos Menores en Madrid, albergándolos en sus casas, en la calle que lleva su nombre. Creó la congregación de esclavos del Sacramento con el objetivo de hacer un oratorio. El primer oratorio del caballero de Gracia se realizó con la herencia de Grattis en 1662. En el mismo lugar, se construyó el nuevo oratorio. una bellísima obra arquitectónica, en 1789, encargándose de la misma el arquitecto real Juan de Villanueva.