Es uno de mis edificios favoritos de la Gran Vía. Creado en 1921 por Antonio Palacios y José Yárnoz, combina una elegante modernidad (miradores de hierro) y un clasicismo sacado de la ortodoxia (columnata de mármol de orden gigante jónico) Fue un hotel hasta tiempos recientes.
Posee una deliciosa ornamentación que recuerda en parte al Palacio de Cibeles. 
La planta está establecida en torno a un patio central cubierto con claraboya, dentro de la pasión por la iluminación natural que caracteriza al gran arquitecto del siglo XX.
El hotel se llamó primeramente Alfonso XIII, luego Avenida, y más tarde Tryp Cibeles.
Fotos: Carlos Osorio.