Los simones eran los taxis de la época.
Huérfano desde los 15 años, el dibujante Francisco Sancha salió de su Málaga natal en 1893 para probar fortuna en Madrid. Viajó a París donde conoció a los artistas bohemios y se influenció con el realismo de Daumier. Su época más brillante es la primera década del siglo XX, cuando dibujó escenas de la vida cotidiana en Madrid con una visión crítica y una marcada empatía con los más desfavorecidos.
Fragmento de un dibujo de El Rastro.
Francisco Sancha era un hombre elegante, sociable y seductor. Se casó con una mujer brillante: Matilde Padrós, y tuvo cinco hijos. Se codeó con los pensadores de la Generación del 98 y tuvo amistad con Gómez de la Serna.
Escena de tertulia, con Julio Camba, y Valle Inclán (a la izquierda)
Tertulia en el Café de Fornos (Fuente: Historia Urbana de Madrid)
“Víctimas de Agosto” se titula este dibujo en el que vemos a dos camareros de un café aburridos ante la ausencia de clientes.