El barrio de Delicias todavía hace honor a su nombre gracias a algunos rincones que conservan sus esencias castizas. Uno de ellos es el bar “Rincón de Victor”, en la calle Delicias, 38.

No nos vamos a extender mucho con la descripción del local. Bastará con que mires la foto precedente: eso que ve el lector es la tapa que te ponen con la caña; a saber: pinchitos de jamón con variantes y un guisito de legumbres con oreja y choricillo. 
Ahí es nada. Solo por esto, el Rincón de Víctor debería ser acreedor a la Gran Cruz del Mérito Civil.
 C/ Delicias, 38.
Fotos: C. Osorio.